domingo, 13 de abril de 2014

Tarta de Manzana.

Esta semana pasada Angela Merkel pasó por casa, como todo el mundo sabe, ella a primeros de año esquiando en Suiza, se fracturo parte de la cadera.
Como es de predecir se recuperó en tiempo record, como los toreros, es que son de otra pasta, ¡verdad!
No para de viajar y no suspende actos de su agenda por nada del mundo, pero los años son los años, “ella sufre en silencio”. Tiene molestias que le producen dolor y le recomendé que visitara a un curandero amigo mío aquí en Tenerife, Él le da una crema casera a base de grasa de cabra, hierbas del Teide y roció del Malpaís del Valle de Guimar, y le está sentando muy bien.
Este último viaje ella estuvo cocinando en casa, bueno me pasó y dirigió una receta de su tarta manzana.
Entre paso y paso nos tomamos unas botellitas de blanco afrutado malvasía, es lo más parecido a sus vinos del Rin y le hace sentirse en casa
Le pregunté si realmente los alemanes nos ven como leemos en la prensa, y me confirmó que uno de cada tres alemanes nos considera corruptos (según las encuestas), cinco de cada diez desconfían de España, que nos tenían por más trabajadores y que el 71 % de ellos consideran que España es un país pobre y lo asocian al conflicto social.
No fiables y poco trabajadores.
Que el 48 % de los alemanes nos relaciona con la corrupción, creo que algo tendrá algo que ver con nuestra clase política. ¿Dónde está la marca España que tanto les importa?
Bueno, parece que lo que si ven bien, es que somos un buen país para hacer turismo, algo es algo.

Es curioso, si uno se interesa por ver como los españoles vemos a los demás países, no encuentras respuestas, esta falta de opinión creo que se debe a que nosotros mismos nos vemos peor de lo que nos ven fuera. 
Que cada uno saque sus conclusiones, pero lo tenemos crudo en Europa, nos darán los peores puestos de trabajo y nos tratarán como mano de obra barata, como antaño, salvo excepciones puntuales.
Espero que mi amiga no sea muy dura con nosotros, que valore que también contribuimos a su bienestar y al de sus compatriotas y que bien se están poniendo de los intereses que pagamos, y eso sale de nuestro trabajo, que no nos lo regala nadie.

Ángela amiga, tu tarta está riquísima, pero te aseguro que aquí en cualquier hogar de mi país comparativamente la mejoran. Solo por el amor que le ponen, por el trabajo que le dedican y lo que les cuesta comprar los ingredientes, no quiero ser descortés, tú lo sabes.





Ingredientes:
  • 6 Manzanas Golden
  • 2 Huevos
  • 100 Gramos de Azúcar
  • 2 Cucharadas de Margarina
  • 4 Clavos aromáticos
  • Ralladura de Jenjibre
  • 1 cucharadita de Canela
  • 1/2 cucharadita de Nuez Moscada
  • 1/2 litro de leche
  • 1 Tarrina de Creme Fraiche
  • 2 Cucharadas de Nata liquida
  • 1 Base de pasta quebrada
  • Una copa de coñac
  • Mermelada de naranja para pintar la tarta.


Como la hacemos:
Mezclar los ingredientes en un cazo y cocer a fuego lento hasta que espese, quitar los calvos.
Colocar la pasta quebrada como base en una fuente de horno, aplicar la crema y colocar la manzana pelada sobre ella, untar con la miel. Lo horneamos 15 minutos aproximadamente y lista.





Es verdad que le sale muy rica, que los alemanes tienen buena mano para los pasteles, pero seguro que lo aprendieron de algunas de nuestras abuelas que estuvieron "sirviendo" en sus casas hace ya algunos años.






Bueno probarla que os gustará, si tenéis tiempo, claro, que como os pase como ami, últimamente no tengo tiempo para nada y me cuesta un triunfo publicar algo.
Nos vemos amigos.
 

miércoles, 2 de abril de 2014

Dorada con Lombarda.

La dorada como todos sabéis es un pescado muy fácil de preparar, su carne blanca y jugosa y además su buen precio, al menos aquí en Canarias, hace que sea un pescado bien fresco y fácil de comer para los niños y no tan niños.
En casa, esta es una forma de comerla y que a mis hijos les entre un poco la lombarda. Todos decimos, mis hijos comen de todo, pero si nos paramos a pensarlo cambiaríamos la cantinela, yo al menos, y es por eso, que en pequeñas cantidades para que no sea una tortura, les pongo verduras diferentes combinándolas con algún alimento que les guste más.
Esta verdura es muy suave, es como algunas que Daniel mi amigo agricultor del valle donde vivo cultiva, aquí en Canarias algunas verduras no necesitan cocción y solo salteándolas quedan riquísimas y de sabor muy suave,
La dorada es también del pueblo, tenemos unas piscifactorías a unos cien metros de la costa  y a diario sirven dorada y lubina, no es como la salvaje, pero es bien fresca.
Que bien vivir en poblaciones pequeñas,  te permiten disfrutar de todo de forma mas fácil.
A veces pienso, que siempre decía:  en un futuro me gustaría vivir en un pueblo de mar, pero no turístico, que me permitiera disfrutar de la tranquilidad, la costa, las relaciones que uno tiene en un pueblo con sus gentes... Soy un afortunado y de momento, si la vida no me da otra vuelta, tengo lo que siempre quise, le estoy sacando partido y disfrutándolo humilde e intensamente.




Ingredientes:
  • Una Dorada
  • 1 Kg de Lombarda
  • 2 Ajos
  • Sal, pimienta, zumo de limón






Como lo preparamos:
Cortamos la verdura a gusto, la salteamos con los ajos en laminas, con sal y pimienta blanca, cuando esté en su punto, le añadimos un poco de zumo de limón, salteándola un minuto mas.
La dorada la salamos, la pasamos por harina y freímos en aceite de oliva virgen, la servimos junto al pescado y listo, plato de diario.






Bueno, no es un plato espectacular, pero es de lo que comemos a diario en casa, yo al menos trato de compartir todo tipo de recetas. Si alguna vez vienes a casa, esto puede ser lo que te espera.
Nos vemos el sábado.

domingo, 23 de marzo de 2014

Garbanzos con Espinacas y Bacalao.


Ni contigo ni sin ti, tienen mis males remedio, contigo porque me matas y sin ti porque yo me muero……

En una de mis comidas cocinadas en casa de mi amigo e investigador Leo Lorente, uno de sus invitados nos contaba que la Universidad Inglesa de Oxford publicó en la revista “BMC Medicine", publico un estudio sobre 735.000 mujeres británicas con una media de edad de 60 años, sin un historial previo de problemas cardiovasculares  y cuyos casos fueron seguidos durante 8 años, revelando que las mujeres sin pareja tienen un 28 % más de posibilidades de morir por dolencias cardiacas.

El estudio concluía que las mujeres con pareja , el 81 por ciento del total del estudio, contraían las mismas cardiopatías que las mujeres solteras, viudas o separadas, pero su tasa de mortalidad era más baja.
Al término de los ocho años del estudio, tres de cada cien mujeres casadas murieron por problemas cardíacos frente a cuatro de cada cien que fallecieron en el otro grupo.
Los expertos en el estudio consideran que las diferencias entre ambos grupos se explican sobre todo por factores socio-económicos y de estilo de vida.
Parece que estas conclusiones no son definitivas, creen que las mujeres casadas podrían tener más seguridad financiera y más apoyo por parte de su pareja a la hora de seguir estilos de vida más saludables.
Entre otros factores, explicaron que las mujeres sin pareja son más propensas a vivir en zonas desfavorecidas, hacer menos ejercicio físico, consumir más tabaco y tener más niveles de depresión.

Si es que no podemos pasar los unos sin los otros. Bueno, a veces es mejor estar solos que mal acompañados ¿verdad?






Ingredientes:
  • 500 Gramos de Bacalao desalado
  • 2 Kilos de Garbanzos de frasco
  • 1 kilo de Espinacas frescas
  • 3 Ajos
  • 1 Cebolla
  • 1 Ñora
  • 1 Cucharada de salsa de tomate
  • Aceite de oliva, sal y una pizca comino molido
  • Caldo de pescado suave.




Como lo preparamos:
Picamos la cebolla y la salteamos junto a los ajos sin pelar. En una olla añadimos el sofrito, los garbanzos, la Ñora, la salsa de tomate, el comino y el caldo de pescado, cocemos 20 minutos.
A continuación añadimos el bacalao en trozos y las hojas de espinacas, cocemos durante 15 minutos y listo.
Un sencillo plato de cuchara para esta semana entrante.



A mi amigo Leo y sus colegas les encantó, son gente sencilla a pesar de su inteligencia. ¡Da gusto! 
¿Que tal si nos vemos el sábado?











lunes, 17 de marzo de 2014

Pastel de cumpleaños

Este fin de semana fue mi cumpleaños, mis reuniones con la familia y amigos me impidieron publicar mi receta semanal.
Bueno, aquí me encuentro, y esta semana prefiero dedicaros la receta a todos vosotros, esta es mi invitación y mi agradecimiento a los que tan atentos me felicitaron y con los que me relaciono semanalmente, esto del Facebook es una pasada…
Esta tarta que os presento la he hecho para este momento en especial, improvisada para invitaros y agradeceros vuestras atenciones, así que a por ella, espero que os guste.

Besos y de nuevo gracias.




Ingredientes:

  • Tortas de aceite y anís (Mercadona)
  • Leche
  • Maicena
  • Azúcar
  • Huevos
  • Cacao
  • Corteza de limón
  • Canela en rama



Como lo hacemos:
Con estos ingredientes como os podéis imaginar se hace una crema pastelera, se divide en dos partes y a una de ellas se le incorpora el cacao.
Se monta un poco de cada crema sobre las tortas alternándola y se termina con un poco de merengue.
Yo la decoré con unos siropes y granos de granada. Está riquísima y si la sirves de un día para otro mejor.




Suerte y prepara un par de ellas que las vas a necesitar.

Nos vemos el sábado.

domingo, 9 de marzo de 2014

Tortilla con pimientos asados.


Recientemente asistí a la inauguración de un centro de rehabilitación del Hospital San Juan de Dios en Tenerife, este hospital pertenece a una orden Hospitalaria Franciscana.
Me llamó la atención unos mensajes rotulados en las paredes interiores de este centro: Generosidad, asistencia, excelencia, solidaridad, responsabilidad, humanización, bondad, cercanía, acogida, delicadeza, respeto, equidad, eficacia, amabilidad, compasión, justicia y bondad.
A la inauguración asistieron los gestores administrativos del hospital, no religiosos, el hermano mayor de la orden en Canarias y el capellán del hospital, también asistieron las fuerzas vivas de nuestra administración: El presidente del Gobierno Canario, el presidente del Cabildo de Tenerife y el Alcalde de Santa Cruz de Tenerife.
El capellán hablo de los valores que la orden desde mediados del siglo pasado siguen guiando al hospital (los que anterior mente describo).
Nuestro presidente del Gobierno Canario intentó convencer a los asistentes y periodistas que su gobierno hace una ardua labor social en favor de los más desprotegidos y  realzó el valor que este hospital aporta a la sanidad de la isla.
¡No se lo cree ni el!
Como puede decir lo que dice, cuando los recortes en servicios sociales están creando una situación de emergencia en Canarias, que gracias a la solidaridad de los isleños se está capeando un poco, a pesar de tener en situación crítica a gran parte de la población.
Como puede uno decir que el Gobierno apuesta incondicionalmente por la sanidad pública, cuando está cerrando áreas de los hospitales y externalizando estos servicios a los privados.
Bueno, bueno, menos mal que este hospital en verdad está haciendo una gran labor social, que son consecuentes con casi todo lo que predican y muy discretos con ello, sin publicidad.

Estos políticos siempre saben arrimar el ascua a su sardina, y salen en la foto de lo más…

Esta receta se la dedico al superior de la comunidad de hermanos de esta orden en Tenerife, para que siga gestionando con caridad y justicia.



Ingredientes:

  • Patatas
  • Cebolla
  • Ajos
  • Huevos
  • Pimientos rojos y verdes
  • Atún en lata

Como lo hacemos:
La tortilla no tiene secretos, yo le añado un par de ajitos picados y bien de huevo.
Los pimientos los asamos y aliñamos con sal y aceite de oliva virgen
La tortilla superior es una francesa con migas de atún.
La montamos como vemos en la foto y se le puede añadir un poco de mayonesa entre las dos tortillas.

"Está de pecao", ideal para tenerla hecha con anticipación y no tener presión a la hora de la comida.

¿Bueno nos vemos el sábado?


viernes, 28 de febrero de 2014

Tallarines de espinacas con almejas.

¡Los tiempos cambian!
Los hombres nos hemos vuelto muy romanticones.
En una cena en casa de mi amiga Terelu en Madrid el pasado día de los enamorados, uno de los invitados, estudioso del comportamiento humano de sus costumbres y sus miserias, nos comentaba que los estudios revelan que el hombre cambia su rol de duro por uno más sensible y romántico, necesita los besos y abrazos más que las mujeres y sufre en silencio esa necesidad de afecto y ternura. La mujer parece que evoluciona en el mundo profesional y político, toma las riendas del futuro de nuestros tiempos y relega su antiguo rol a los hombres.
¿Nos pasará como a los caballitos de mar?
Ellos eligen una pareja para toda su vida, cuando esta muere permanecen solos por un tiempo y después mueren también.
Al comienzo de los tiempos estos animalitos eran de lo más promiscuos, los machos eran unos rompecorazones navegando por esos mares, enamorando a sus pequeñas congéneres como si el mundo se fuera a acabar próximamente. Las chicas sufrían en mutismo su vocación de casanovas, criando a sus pequeños sin quejas y solas, salían adelante abnegadamente.
Nos convertiremos en caballitos de mar, ¿con la cabeza y el cuello de un caballo, la armadura corporal de un insecto, la cola prensil de un mono y la bolsa de un canguro?
Espero que no, que sepamos encontrar el equilibrio y no nos usen como pasa en otros países, que a estos animalitos los utilizan para combatir la incontinencia urinaria. ¡Bueno, algunos se lo merecen!

Esta receta es para todos los románticos... ¡la que nos espera amigos!

  



Ingredientes:
  • Tallarines de espinacas
  • Puerro
  • Ajos
  • Almejas
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal, pimienta blanca
  • Perejil fresco




Como lo hacemos:
Lavamos las almejas con sal y unas gotas de vinagre, las salteamos con unos ajos picados, sal y pimienta, reservamos,
Salteamos los puerros cortados finamente con sal y pimienta en aceite de oliva, añadimos las almejas y salteamos un minuto.
La pasta la hervimos con sal en abundante agua, el tiempo depende del fabricante, servimos todo junto y al lío.





Espero que os gusten, a mi amiga Terelu le encantan.
¡Nos vemos el sábado?

domingo, 23 de febrero de 2014

Una ensalada templada de calamar y uvas.

Mi amigo Agustín al enterarse que estaba en Madrid trabajando, me invito a una cena de lo "más". ¡No te puedes imaginar quien va asistir, te va a encantar!
Verdaderamente fue una sorpresa, después de un día de negociaciones, la constructora  FCC cierra un acuerdo para vender el 6% de su capital social, al magnate Bill Gates en 113,5 millones de euros, “un pico”.
Eramos unos cuantos, cenamos en el restaurante Zalacain, una apuesta segura, a Bill le encantó, y lo digo porque me lo comentó personalmente. En una de las veces que se levantó al baño o con el teléfono se sentó a mi lado y estuvimos charlando sobre nuestras cosas... Parece que su hijo al igual que el mío practica el mismo deporte y a el le encanta cocinar, por lo que me pude lucir, gracias a su ignorancia sobre el tema, con todos los respetos.
Cuando llevábamos un par o tres de “chupitos” se puso a escribirme en unas servilletas unas cuantas reglas de vida para mis hijos, la verdad es que con esa filosofía no me extraña que haya llegado donde está.

Os comento lo que le dice a sus hijos:

La vida no es justa, acostúmbrate a ello.

Al mundo no le importará tu autoestima. El mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o mal contigo mismo.

No ganarás 5.000 € mensuales justo después de haber salido de la escuela, y no serás el vicepresidente de una empresa con coche gratis, hasta que hayas terminado el instituto, estudiado en la universidad y trabajado mucho.

Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida.

Dedicarse a servir una mesa no te quita dignidad. Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: le llamaban oportunidad.

Si metes la pata, no es culpa de tus padres, así que no lloriquees por tus errores; aprende de ellos.

Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como lo son ahora. Ellos empezaron a serlo entre otras cosas, por pagar tus cuentas, lavar tu ropa sucia y escucharte hablar acerca de lo “super” que eres y lo pesados que son ellos. Así que antes de emprender tu lucha por las selvas vírgenes, contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación, escritorio y tu armario.

En la escuela puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no. En algunas escuelas ya no se pierden años lectivos y te dan las oportunidades que necesitas para encontrar la respuesta correcta en tus exámenes y para que tus tareas sean cada vez más fáciles. Eso no tiene ninguna semejanza con la vida real.

La vida no se divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. Todo esto tendrás que hacerlo en tu tiempo libre.

La televisión no es la vida real. En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar.

Sé amable con los más aplicados de tu clase ”los empollones”. Existen muchas probabilidades de que termines trabajando para ellos.

Después unos se fueron a bailar y los que al día siguiente trabajábamos o viajábamos  nos fuimos a dormir, yo con mis servilletas que comparto con vosotros.


Esta receta es para mi nuevo amigo Bill, gracias por los consejos en nombre de mis hijos.





Ingredientes:

  • Cogollos de Lechuga 
  • Uvas rojas
  • Tomate de ensalada
  • Champiñones frescos
  • Aros de Calamares
  • Aceite, sal y limón


Como lo preparamos:

Los calamares los freímos pasados por harina, cortamos los champiñones en rodajas finas, el tomate, y la lechuga.
Montamos el plato aliñamos con aceite sal y limón y sobre la ensalada los calamares y las uvas, listo.

Seguro que os gustará, a Bill le encantó, la anotó en una pequeña y curiosa libreta que lleva en el bolsillo trasero de su pantalón, donde anota todo lo que le parece curioso e interesante.

¿Nos vemos el sábado?